Al finalizar nuestro trabajo y antes de imprimirlo, debemos tomar en cuenta ciertos factores que parecerán sencillos, pero nos evitarán contratiempos. A continuación, te presentamos dichos factores:

  • Sangrado: Todas las imágenes, elementos que llegan hasta el borde se le debe aplicar una sangre de (3–5 mm). Dicho procedimiento es de suma importancia ya que, por allí pasará la guillotina.
Sangrado
  • Tipografías: En ocasiones la tipografía que tanto te gustó no se encuentra disponible en la imprenta y desaparece. Así que debes comprobar que este incrustada en tu archivo.
  • Ortografía: Aunque parezca poco creíble es un factor para tomarlo en consideración. Uno de cada diez trabajos tiene faltas ortográficas. Tanto que pueden arruinar un muy buen trabajo.
  • Orientación de las páginas: Te preguntarás ¿es en serio?, pero hay que indicarla. La mayor parte de ocasiones elaboramos documentos sin indicarlo. Debemos recalcarlo, en su mayoría lo que se hace es usar una flecha indicando el sentido de la cara y el dorso. Caso contrario hacemos un bosquejo virtual de como se ve el trabajo ya terminado, para que haya compresión entre el cliente y la imprenta.
Orientación
  • Tamaños y proporciones: Es importante conocer las escalas y proporciones de pantalla. En el caso de que haya plegados, es mejor imprimir una prueba. Si no tienes conocimiento sobre esto, no te preocupes, existen plantillas que facilitan el trabajo.
  • Espacio de color correspondiente: Las imágenes y colores Pantone deben estar bien definidos. Es de suma importancia revisar cómo gestiona el color nuestro programa de maquetación.
Pantone
  • Acabados extras: Troqueles, serigrafía, stamping ……. Debemos tener una idea clara de cómo deseamos que vayan dichos acabados para evitar perder tiempo en pre-impresiones. Caso contrario, pedir sugerencias.
Stamping

Podríamos hacer mención de más factores, pero estos son lo más comunes. ¿Te resultó útil?

Deja tu comentario

Deja un comentario