Al momento de imprimir tu trabajo, la elección del papel es un factor para tomar en cuenta. Existe una amplia variedad, aunque lo podemos clasificar en 2 clases: papel estucado y papel offset. En este artículo, abordaremos cada uno de ellos y en qué se diferencian, para que la decisión sea la más adecuada.

Papel Offset (No Estucado)

Es un papel natural y sin revestir cuya principal característica es su porosidad, lo que hace que tenga una mayor capacidad de absorción de tinta. Este papel no proyecta reflejos, razón por la cuál es la mejor elección para interiores de libros. En el caso que se necesite imprimir imágenes se puede utilizar sino se necesita alta resolución, ya que en este papel los colores tienden a quedar más apagados. Usualmente se usa para papelería empresarial: fotocopias, facturas, sobres, etc. Los gramajes del papel offset oscilan entre los 80 a los 240 gramos.

Papel offset

Papel Estucado

El papel estucado también llamado couché, es un papel al cuál se le ha aplicado una triple capa de estuco, una fórmula que combina pigmentos minerales y adhesivos. Componentes que permiten una superficie más uniforme, es decir, el papel estucado tiene menor porosidad y no existe tanta absorción de tinta. Tiene un tacto satinado y una apariencia brillo o mate.

Su aspecto tiene mayor atractivo que el de otros tipos de papel, por ello se emplea en la impresión de imágenes porque presenta una mejor visualización. No se recomienda escribir en él ya que la absorción de tinta y el secado son lentos.  Habitualmente se utiliza en flyers, folletos, revistas, catálogos, etc. Los gramajes oscilan entre los 90 a los 350 gramos.

Papel Estucado

¿Lo sabías? ¿Te resultó útil?

Deja tu comentario

Deja un comentario